La importancia de la iluminación de emergencia

Jueves, 25 Junio, 2015

La iluminación de emergencia comprende todos los elementos de iluminación que se abastecen por corriente continua, por baterías individuales o centralizadas, y se emplean en casos de corte de alimentación eléctrica de la red principal.

Se trata de un proyecto ilumino-técnico, que se encuentra entre los elementos indispensables para garantizar la seguridad de las personas en ambientes o edificios, en caso de presentarse situaciones de peligro.

El papel de la iluminación de emergencia es esencial durante la evacuación de un edificio (corte de energía eléctrica, alarmas de evacuación, evento grave, etc.), además, es fundamental que se active en los intervalos de tiempo indicados por las normas reguladoras de las instalaciones de seguridad, que varían en cada país. En general, este periodo de activación no supera 0,5 segundos para las lámparas de salidas y antipánico, y 0,2 segundos para áreas de alto riesgo. Además, las lámparas de emergencia deben garantizar una autonomía de una a tres horas dependiendo del ambiente.

Estos entornos están clasificados y poseen un código de pertenencia, que establece, en base al grado de riesgo, si la autonomía requerida debe ser de una, dos o tres horas dependiendo de si se trata de un lugar público y de alto riesgo de evacuación (como hospitales, y ambientes de uso médico, ascensores, estacionamientos o escuelas), o privado, como residencias o lugares donde la evacuación pueda ser efectuada en condiciones de seguridad en un periodo de una hora. Otro aspecto importante que se requiere en las normas es el tiempo de carga, es decir, el tiempo en el cual el kit de emergencia puede funcionar. En general, un dispositivo de emergencia debe garantizar al menos una hora de autonomía tras 12 horas de carga.

En los últimos 20 años, se han integrado y aplicado una serie de normas orientadas a cómo realizar instalaciones, concediendo importancia a aquellos aspectos relacionados con la iluminación de seguridad. Esto ocurre gracias a que cada vez más usuarios y clientes entienden la importancia de garantizar la iluminación en situaciones de riesgo donde, en caso de apagón, las lámparas operan en condiciones definidas como “modo de emergencia”.

Los dispositivos de iluminación de seguridad (autónomos o centralizados) deben garantizar dos funciones fundamentales:

Iluminación antipánico por medio de una lámpara de emergencia:

Ejemplo de lámpara de emergencia

Ejemplo de lámpara de emergencia

 

Capaz de evitar situaciones de peligro generado por pánico durante una evacuación, asegurando una iluminación mínima para facilitar la identificación de una ruta de salida y la intervención de la asistencia.

Iluminación de pre-evacuación por medio de una lámpara de señalización:

Ejemplo de cartel de emergencia

Ejemplo de cartel de emergencia

 

Capaz de garantizar la evacuación segura de los ocupantes a través de las vías de escape, señalando el camino y los obstáculos.

La visibilidad depende de la proporción entre la distancia de observación (d) y la altura de la señal (p). Se regula a través de la normativa vigente, que en el caso de España es la norma UNE-EN 1838:2000.

Gráfico de visibilidad de una señal de emergencia

Gráfico de visibilidad de una señal de emergencia

d = Distancia de observación
= Altura de la señal
= Constante “100″ para señales iluminadas externamente
Constante “200″ para señales iluminadas internamente

 

Así mismo, la cantidad de lux a nivel del suelo, o a un metro sobre este, están especificadas en la misma normativa.

Gráfico de la cantidad de lux a nivel del suelo

Gráfico de la cantidad de lux a nivel del suelo

 

En general, exceptuando algunas reglas en locales particulares, la norma internacional referente a los lux indica que son necesarios:

• 1 lux para la iluminación que acompaña la ruta de salida
• 0,5 lux para señales de antipánico
• 15 lux para áreas de alto riesgo

Gráfico sobre la norma internacional referente a los lux

Gráfico sobre la norma internacional referente a los lux

 

Cada “kit” de emergencia consiste en un inversor/convertidor conectado a un driver o balasto electrónico que interviene en el caso de que en este último falle la alimentación eléctrica, una batería centralizada o autónoma, y un LED de señalización. Las funciones del LED de señalización son principalmente dos: señalar la presencia de tensión en la red y dar indicaciones sobre el estado de carga de la batería.

• Funcionamiento correcto (generalmente se enciende una señal verde)
• Funcionamiento defectuoso (generalmente se enciende una señal roja)

Es evidente que el envejecimiento de los dispositivos de iluminación de emergencia es inevitable. Mantener un buen funcionamiento de estos implica revisiones y mantenimiento periódico. Aspectos que para España están definidos en la norma de AENOR UNE-EN 50172:2015.

Las revisiones periódicas consisten en operaciones capaces de verificar el estado de funcionamiento de los dispositivos de iluminación y señalización de seguridad, en la posición en la cual están instalados, identificando eventuales anomalías o averías.

Estas operaciones pueden realizarse por parte de personal cualificado, o por usuarios finales sin experiencia, ya que, como primer paso, basta con una inspección visual.

Es necesario asegurarse de que el dispositivo está bajo tensión eléctrica, verificando la indicación de carga, y comprobar eléctrica que cada dispositivo permanece encendido durante todo el periodo establecido por la norma retirando la tensión de alimentación.

Ejemplo de Kit de iluminación de emergencia

Ejemplo de Kit de iluminación de emergencia

 

Dispositivos de emergencia con sistema de autodiagnóstico integrado o dirigible:

Dispositivos de emergencia con sistema de autodiagnóstico

Dispositivos de emergencia con sistema de autodiagnóstico

 

En este tipo de dispositivos, la revisión obligatoria se realiza de manera automática, sin cortar la alimentación eléctrica de los locales. Esto es posible gracias a una inteligencia integrada en el mismo circuito electrónico, capaz de simular un apagón periódico para verificar si hay respuesta por parte del inversor y si esta es inmediata.

En general, estas revisiones se efectúan aleatoriamente en todos los kits implicados. Se llevan a cabo semanalmente para verificar la funcionalidad y al menos una vez al año para comprobar la duración. Así se definen las pruebas de funcionalidad y duración.

Es necesario verificar que el dispositivo se encuentre apto para asegurar sus funciones, comprobando el indicador luminoso incluido, o consultando el informe registrado en la central de control. En general, estas instalaciones dotadas de inteligencia programable, y con un reporte de feedback, son gestionadas por dispositivos que operan según el protocolo DALI.

El mantenimiento regular de la instalación de iluminación y de cada dispositivo de emergencia es fundamental para asegurar que estos están en condiciones de garantizar un funcionamiento adecuado.

Las reglas para un correcto mantenimiento son válidas también para dispositivos de iluminación que cuentan con kit de emergencia. Las acciones correctivas y las intervenciones de mantenimiento periódico son indispensables para eliminar daños y funcionamientos defectuosos determinados durante las revisiones, o simplemente para mantener el conjunto de la instalación en condiciones eficientes, y por tanto, garantizar la seguridad a tiempo. Todas las anomalías encontradas deben ser objeto de una intervención correctiva realizada por un operario cualificado:

Las intervenciones correctivas, las operaciones de mantenimiento periódico, y los certificados de aptitud técnica están especificados de manera detallada en la normativa vigente anteriormente mencionada.

Es importante saber que quien gestiona edificios abiertos al público, así como ambientes de trabajo y estructuras colectivas (escuelas, hospitales, etc.), es responsable de la seguridad de sus ocupantes, y está sujeto a responsabilidad jurídica respecto a las instalaciones de emergencia como tal.

Las acciones que se pueden realizar con los aparatos con baterías internas o con alimentación eléctrica centralizada en lo que respecta a las revisiones del estado de todos los componentes son:

•    limpieza de las señales que indican las rutas de escape
•    limpieza de la protección transparente y de la pantalla reflectante de los dispositivos
•    ajuste de los terminales y de los sistemas de enganche
•    sustitución de las bombillas o tubos fluorescentes en caso de averías
•    sustitución de las baterías en caso de averías

Por otro lado, para el grupo de socorro centralizado:

•    ajuste de los terminales y de las conexiones
•    limpieza de las baterías y lubricación de las abrazaderas
•    limpieza de las rejillas y ventiladores para enfriamiento

También sería oportuno efectuar una revisión diaria de los indicadores de correcta alimentación eléctrica de los aparatos (se trata de un simple examen visual y no requiere pruebas de funcionamiento), una revisión mensual realizando una prueba funcional (simulando un apagón) y una revisión anual referente a la funcionalidad y duración de cada aparato de iluminación.

El mantenimiento adecuado y los dispositivos de seguridad, cuando se han previsto en la fase de proyecto, pueden salvar vidas en situaciones de peligro.

Donatello Schiavon, Area Sales Manager en ELT ITALIA

Donatello Schiavon
Area Sales Manager

Volver

Sé el primero en enterarte de todas nuestras noticias, lanzamientos y eventos

Documentos listos para descargar

Descargar nuestro catálogo
Top